Follow by Email

domingo, 16 de marzo de 2014

Cuando era pequeño soñaba pesetas, ahora sueño euros luzco buenas prendas

¿Quien no ha tenido una idea disparatada en uno de esos momentos de aburrimiento en los que te estás durmiendo y no te puedes hacer otra cosa? Ese tipo de ideas que te encantaría llevar a cabo y no somos capaces de llevarlas a la práctica una vez que salimos del sopor. La gran pregunta es ¿Qué te lo impide?

Seguro que es la típica pregunta que has leído en 42452345234 textos "motivadores" con la típica respuesta de TU TU TU TU TU TU que parece un cargador de balas de culpabilidad y al final acabas pasando de todo. Si quieres trucos para conseguir darle vida a esos proyectos imposibles hay dos que siempre sirven:


  1. Comienza por pequeños proyectos: ¿Eres vergonzoso o indeciso? No tiene nada de malo, de jetas y caraduras esta lleno el mundo. Tu carácter será lo que marque la diferencia y le de una personalidad a esa idea. Si estás en esta situación, puedes comenzar por pequeños proyectos antes de lanzarte a la piscina con tu gran idea para quitarte la vergüenza y ganar experiencia, porque si hay algo peor que estas dos cosas es el miedo a las críticas. Con esto ya ganaremos confianza en nosotros mismos y veremos si nuestra idea se amolda a nosotros o si la idea inicial necesita unos cuantos retoques para que estemos completamente satisfechos
  2. Busca incentivos: ¿Quién no le gustaría sacar beneficios de sus proyectos? Al contrario de lo que piensa mucha gente, puedes encontrar infinidad de cosas que te animen a iniciar un proyecto y que te ayudarán cuando te apetezca abandonarlo. Recuerda, no tiene que ser algo económico, como solemos pensar cuando juntamos la palabra incentivo y proyecto, puede que a través de ese proyecto encuentres a tu mejor amigo o al amor de tu vida 

No hay comentarios:

Publicar un comentario